Publicidad

¿Es el packaging del ecommerce la próxima frontera publicitaria?

Cuando se hace la compra online en el supermercado en la red de la cadena Dia, los productos llegan en varias bolsas de papel bastante resistentes y con todos los elementos de imagen de marca impresos sobre ella. Está el logo del súper online, su url y hasta un hashtag de marca, por si el consumidor quisiese hablar de su compra online. Las bolsas son bastante fáciles de plegar una vez que se ha terminado con ellas.

Hasta ahí podría llegar la historia sobre cómo hacer un packaging para tu supermercado online y cómo lograr que funcione bastante bien en la experiencia con los consumidores. Sin embargo, la historia no está vinculada con ello, sino con cómo las bolsas pueden ser empleadas como soportes publicitarios. En la última compra online hecha en Dia, dos de las bolsas tenían mensajes publicitarios. Anunciaban los productos Pascual y sus cualidades de marca. Era un anuncio bastante discreto, que no desentonaba con el look habitual de las bolsas, pero que estaba ahí.

¿Es el packaging del ecommerce la nueva frontera publicitaria? Seguir la pista de la publicidad de las bolsas del supermercado Dia, nos llevó a leer la letra pequeña de la bolsa. Los fabricantes son La Cesta de Papel, una compañía especializada en bolsas para tiendas hechas de papel.

En su web, además de los esperados mensajes de cómo las bolsas pueden ayudar a la imagen de la marca, cómo son verdes y cómo se pueden reciclar, hay una mención a la publicidad en la parte de la bolsa para supermercados. “La superficie de la cesta y la calidad de impresión permiten dar una gran notoriedad a su imagen de marca y desarrollar campañas publicitarias o promocionales de su oferta”, ponen.

Usos publicitarios en el packaging ecommerce de Dia y Amazon

Cómo lo usa Amazon

La idea puede parecer novedosa, pero tampoco lo es tanto. Si después de la compra del Dia se recibe un paquete de Amazon se podrá ver un nuevo uso publicitario. Amazon suele usar los paquetes de sus compras para hacer publicidad de sus nuevos programas y series de su servicio de vídeo. Las cintas adhesivas que cierran las cajas están muchas veces protagonizadas por sus últimos estrenos, cuando no lo están por el logo de su servicio Prime.

En cierto modo, ese es un golpe bastante eficiente, porque está dando visibilidad a más elementos de su ecosistema de consumo ante unos consumidores que son además especialmente receptivos a esos mensajes. Prime Video no suele mandar mails vinculados a sus últimos estrenos, como hacen HBO o Netflix, pero si eres cliente de la compañía y tienes ese servicio, la cinta de las cajas (imposible de no ver) es un recordatorio del estreno (que puede hasta resultar más eficiente porque no puedes borrarlo directamente sin leerlo).

Amazon ha jugado incluso en el pasado con hacer que sus cajas fuesen espacios publicitarios para terceros. Hace unos años, su packaging en EEUU estuvo protagonizado por los personajes de los Minions y por sus colores corporativos en las semanas cercanas a su estreno.

El packaging especial estaba vinculado a una tienda que Amazon había lanzado vinculada a la película y su merchandising y a un acuerdo de colaboración con Universal Studios. Era promoción de la película, pero también un elemento para incentivar el consumo dentro de la tienda. Lo interesante es que el packaging, limitado a tres modelos de caja y a tres personajes, se convirtió en un objeto de deseo. Los consumidores querían recibir esas cajas publicitarias.

¿Es el packaging la nueva frontera publicitaria?

El packaging del comercio electrónico se podría convertir así en una eficiente herramienta publicitaria para el futuro. A medida que el peso del ecommerce crece en las pautas de consumo de los ciudadanos se hace también más visible y se hace más evidente que es una vía para llegar más a los consumidores.

A eso se suma que las nuevas tecnologías y su uso están haciendo que sea mucho más “aprovechable”. El uso de soluciones como el NFC o el RFID está creando el packaging conectado, lo que permite que las cajas y envases estén conectados, ofrezcan más información y se conviertan en un elemento más potencial en términos de marketing.

Gartner lanzaba hace unos meses la predicción de que los productos conectados iban a pasar de 5.200 millones de productos de entonces a 20.400 millones en 2020. Cierto que no se hablaba de packaging de ecommerce, sino de productos y de su envasado de forma más amplia, pero los números pueden apuntar en una dirección interesante. Aportan datos sobre los consumidores, pero también ayudan a generar nuevas experiencias.

Fuente: Puro Marketing

2 marzo, 2019 / por / en ,
¿Está Google acumulando demasiado poder en la publicidad online?

Parece casi lanzarse piedras contra su propio tejado, ya que al fin y al cabo Google vive de la publicidad online, pero la compañía está trabajando en una versión de Chrome que incluirá de serie un sistema de adblocker. Primero, una filtración a la prensa estadounidense desveló en qué estaba trabajando la compañía. Luego, ella misma confirmó que estaba en ello y que el navegador con filtro de anuncios llegaría a principios de 2018.

Google no va a bloquear toda la publicidad, sino que lo hará de un modo limitado y específico, centrado en aquellos anuncios que se consideran especialmente molestos. Los anuncios que la Coalition for Better Ads ha señalado como no recomendables serán los que resulten penalizados y los que Google empiece a castigar con el sistema de bloqueo de su navegador. De entrada, se espera que cuatro formatos de escritorio y ocho para móviles perezcan en esta nueva versión de Chrome. Los anuncios con sonido que se reproducen solos, los que cubren toda la pantalla o los que son animados para móviles serán, entre otros, los que acaben cayendo ante el bloqueador de Google.

La herramienta será, por supuesto, bien recibida por los consumidores, ya que al fin y al cabo la publicidad online y lo molesta que puede resultar es una de las principales quejas que tienen los internautas. Pero ¿qué ocurrirá con el resto de la industria?

Una de las primeras observaciones que hicieron ya en su momento fue que el movimiento demostraba el poder que Google tiene en la industria. Google tiene la sartén por el mango en el mundo de la red y de la publicidad online, ya que no solo controla una de las redes de anuncios más populares sino que también controla una de las vías más populares de acceder a los contenidos online. Chrome, su navegador, es muy popular entre los internautas, lo que hace que las decisiones que tome la compañía con respecto al mismo tengan un efecto directo sobre muchas cosas.

Y… ¿está por tanto Google jugando en la red desde una posición de poder que implica demasiado poder? Al fin y al cabo, que penalice este tipo de anuncios – por mucho que nos guste como internautas – supondrá un problema para los medios que viven de ellos y que los están usando para conseguir mejorar sus cuentas y resultados y también para aquellas compañías que viven de eso, que han hecho de estos formatos publicitarios la esencia de su negocio.

¿Demasiado poder el de Google?

Y, de hecho, hay quienes ya han anunciado que no les quedará más remedio que dejar su trabajo por este cambio. Una startup, Parsec, explica a Business Insider que deja de trabajar en lo que hacía porque el bloqueo de Google los hundirá. La compañía está especializada en el desarrollo de esos (molestos) anuncios que los internautas tienen que cerrar antes si quieren seguir leyendo un contenido. Tienes que interactuar de algún modo con ellos para al menos poder cerrarlos, lo que hace que no quede más remedio que verlos. Este tipo de anuncios son los que Google penalizará en su actualización de Chrome. A la compañía no le ha quedado más remedio que cambiar su modelo de negocio y su formato publicitario.

“Ahora mismo son un dictador benevolente”, dice uno de sus directivos al medio estadounidense. “Pero no nos llevemos a engaño. Son los dueños del navegador. Estamos jugando en su mundo. Ellos ponen las reglas”, añade.

Y ahí es donde aparece la gran cuestión: ¿está Google siendo demasiado poderoso? El directivo recuerda que en este escenario Google está siendo tanto juez como acusación como ejecutor. Y, aunque Google se está apoyando en lo que decide la Coalition, varias voces de la industria han señalado a Business Insider que el propio Google es en realidad la fuerza detrás de esta Coalition. Para ellos, uno y otra son lo mismo (aunque Google y la propia Coalition aseguran que eso no es cierto).

La industria tiene bastante claro que la cuestión de la publicidad online tiene que cambiar, pero nadie tiene tan claro cómo debe hacerse y quién debe dominar en ese cambio. Y, mientras tanto, Google está tomando la iniciativa. La gran pregunta es si lo está tomando demasiado.

28 octubre, 2017 / por / en